Todo por aprender, todo por enseñar

Siento debilidad por los niños pequeños, eso ya lo sabéis, pero también por la gente mayor y os puedo decir que acabo de vivir una de las experiencias más bonitas de mi vida.

Empiezo por el principio… nosotros vivimos muy cerca de una residencia de ancianos y ya con el mayor nos parábamos a ver cómo llegaban por la mañana (hay algunos que van solo a pasar el día), ver su curiosidad hacia las personas mayores me hacía mucha gracia y las sonrisas que les dedicaban los mayores a mi hijo me dejaban encantada. La escena se ha ido repitiendo con los otros dos y siempre pensaba en que no sería mala idea hacerles una visita en la residencia alguna vez.

Por otro lado está la relación que han tenido con mis abuelos, con los tres que han tenido la suerte de conocer. Por parte de los peques, una curiosidad enorme por esa gente tan mayor y que caminaba tan lento y, por parte de mis abuelos, un amor y una ternura imposibles de describir.

Pero las prisas del día a día y un poco el “no se si querrán que entremos” siempre me frenaba… hasta que un día llegó a mi el documental “Present Perfect” (os dejo el trailer https://youtu.be/6K3H2VqQKcc , preparad kleenex babies!). Ahí ya vi claro que mi idea no era tan descabellada y hablé con la directora de la guardería y la directora de la residencia que me dijeron que sí encantadas.

Así que hoy, con los sentimientos a flor de piel porque no han pasado ni dos semanas del fallecimiento de mi abuela, hemos hecho por fin el encuentro y ha sido pura MAGIA.

En la residencia se preocupaban por si los niños se impresionaban y no querían entrar y la realidad es que se nos han colado corriendo para adentro.

La señora Dolors recibiendo a los niños en la entrada de la residencia Can Bosch de Badalona.
Los niños ya con ganas de entrar y hablando con el señor Agustín que también salió a recibirlos. (Agustín hace años que nos saluda a los peques y a mi cada mañana cuando vamos al cole!)

Una vez allí han ido saludando a todos los abuelos de forma totalmente espontánea así que los abuelos más que encantados… Es cierto que el tema silla de ruedas les ha frenado un poco y ver alguna abuela más malita también pero han sido 10 segundos de shock y de preguntar qué les pasaba y, como en la residencia les han respondido con toda naturalidad, lo han entendido a la perfección y han seguido conociendo al resto.

Con el personal de la residencia, entre ellas Sira que es la educadora social del centro y ha coordinado toda la visita.

Les ha impresionado la señora Carmen que está a punto de cumplir 100 años y ellos les han contado superorgullosos que tienen ya tres, son muy mayores!!

La señora Carmen está a punto de cumplir 100 años y los peques le decían que ellos ya tenían 3.

Especialmente tierno ha sido el encuentro con la señora Elfidia (Fidi, como la llaman todos), que no puede ver bien, y tras la explicación de Sira diciéndoles que ella “puede ver” con las manos, algunos de los peques se han acercado para que ella les pudiera tocar las manos y la carita para “conocerlos”.

Con la señora Fidi a la que han acariciado para que ella pudiera “conocerles”.

Luego han estado cantando canciones todos juntos que se habían preparado antes tanto los abuelos como los niños, han tomado un poco de zumo y agua y cuando ya había total confianza se han presentado uno a uno, pequeños y mayores.

Cantando canciones a los mayores.
Haciendo uno a uno las presentaciones.

Antes de irse los peques han regalado un montón de besos, en especial a la señora Dolors que es muy criaturera y los ha aceptado más que encantada.

A Dolors le han regalado muchos besos.

La verdad que yo me he emocionado en más de una ocasión y he constatado algo que veía cada vez que visitaba a mis abuelos con los peques y es que, hay un vínculo muy especial entre bebés/niños pequeños y ancianos. Unos tienen toda la vida por aprender y los otros tienen la sabiduría acumulada durante toda la vida y cuando se encuentran hay química y sonrisas por las dos partes.

Han preguntado a los peques si querían volver y sabéis que los niños no mienten verdad?? pues han contestado con un SI rotundo! Así que desde la residencia les han invitado a que vuelvan cuando quieran con sus familias ya que las visitas hacen muy felices a la gente mayor.

Los peques han disfrutado mucho toda la visita.

Por mi parte la asistencia está asegurada y con la guarde hemos decidido instaurar visitas periódicas el curso que viene así que la baby que aún irá allí las podrá disfrutar seguro.

Quiero dar las gracias a Núria, la directora de la guardería Tabalet por creer en esta idea y quererla hacer realidad; a Paquita, directora de la residencia Can Bosch y Sira, su educadora social, que se emocionaron cuando les enseñé el documental y me dijeron que sí a la primera; y cómo no a los protagonistas… todos los niños y los mayores, por hacer realidad este proyecto que me ha servido para homenajear a mis abuelos: Carmen, Juan, Rosa i Josep… un petó al cel!

 

*Por si os animáis a hacerles una visita con vuestros peques os dejo sus datos, estarán más que contentos de recibiros:

Residencia i Centre de Dia Can Bosch. 

C/ Soledat nº5, Badalona. Telf: 933 84 44 19